Definición: Se define como una deformidad debido a una problemática de los tendones, ligamentos o músculos. Esto afecta la anatomía normal del pie impidiendo que los dedos de los pies se mantengan rectos, ocasionando molestias dolores e incomodidades.

Síntomas: Presencia de dolor al realizar movimientos con los dedos de los pies, torsión anormal de las articulaciones, evidenciado en deformidades y protuberancias anormales, presencia de callos y/o callosidades sectorizadas debido al rozamiento del calzado con el pie, o la dificultad para usar algún tipo de zapatos ya que se torna incómodo y doloroso.

 

Causas: Esta patología se puede presentar debido a varios aspectos: desequilibrio muscular, ocasionando una inestabilidad generando una contracción de la articulación; accidentes, golpes o fracturas y uso inadecuado de calzado con hormas angostas que presionen las articulaciones.

Tratamiento: Cuando son casos con afectaciones leves se puede hacer uso de calzado especializado, férulas o enderezadores de la articulación; adicionalmente, ejercicios que ayuden a la movilidad de la articulación. En casos severos donde la afectación ya es grave, se requiere procedimientos quirúrgicos.