La técnica consiste en posturas de estiramientos globales que de forma suave, progresiva y activa, permiten aliviar los síntomas de una paciente. Se realiza controlando la respiración, flexibilizando el tórax y generando de esa manera relajación en la musculatura que se encuentre tensa.